Colectivo artístico plenilunio se presenta en sociedad

El Colectivo Artístico Plenilunio, formado por doce jóvenes artistas madrileños (pianistas, artistas plásticos, fotógrafos, escritores y cantantes)  realizará su presentación oficial en una fiesta del arte, en el Centro Cívico El Bercial (Avda. Buenos Aires número 2, Getafe), el próximo día 24 de enero. A este colectivo pertenece Nachorte, quien se encuentra inmerso en ella. En esta fiesta podremos vera un espectáculo que fusionará poesía, recogida en un recital que englobará las principales obras poéticas del colectivo, teatro, música, con composiciones a piano y guitarra, así como canciones de los artistas vocales.

La jornada comenzará a las 17:30, hora en la que quedará oficialmente inaugurada la exposición de diseño gráfico, pintura y fotografía. Esta exposición, que permanecerá en el Centro Cívico El Bercial durante las tres semanas siguientes a la inauguración, recogerá cerca de 50 obras realizadas por los miembros del grupo más afines a las artes plásticas. A las 18:15, las palabras del concejal de cultura del Ayuntamiento de Getafe, José Manuel Vázquez, recogerán el ideario de los doce artistas en un discurso de inauguración junto con representantes del colectivo.

En definitiva, se trata de una buena oportunidad para acercarse a los más jóvenes movimientos artísticos y culturales. Desde aquí queremos apoyar este tipo de iniciativas que sin duda ayudan a los jóvenes y a los barrios a estar más unidos usando como medio la cultura en sus diferentes variedades.

Ampliando la noticia, podréis ver una breve información biográfica sobre cada integrante del colectivo.

  • David Aceituno Linares: David Aceituno Linares es un joven madrileño de veinte años que lleva dos escribiendo relatos cortos y poesía. Su evolución es notable respecto a sus primeros textos, a pesar de que los temas no han variado. David escribe acerca de sus propias experiencias, sus sentimientos, el mundo que le rodea, sus preocupaciones y su ciudad. Su visión fría y oscura del mundo a veces contrasta con tonos positivistas e incluso sarcásticos. Para él, su estado anímico resulta de gran importancia a la hora de escribir. Reconoce como su musa a la noche, con la que alcanza una mayor fluidez de pensamiento debido al encanto del momento, sobre todo si se encuentra paseando a solas. Otra preferencia del escritor es el otoño y el invierno, los climas fríos y lluviosos interfieren sobremanera en sus textos, confiriéndoles un tono más solitario y abrigado de sentimientos contrapuestos.
  • Jorge Catalán Arroyo: Jorge Catalán Arroyo es un chico de barrio procedente de Fuenlabrada. Este artista optó por la rama artística ligada a la informática y bajo el pseudónimo de Nube Tóxica. Sus diseños están muy ligados a colores negros, blancos y rojos. Jorge trata de aportar algo de frescura fusionada con símbolos de la vieja escuela de la cultura Hip-Hop, a la que gran parte de su trabajo va dedicada, y dentro de la que ha trabajado para numerosos artistas, diseñando desde carteles de conciertos hasta portadas de discos. Enamorado de los skyline, de las nubes , soles japoneses y sus características alas, trata de plasmar todo tipo de sentimientos en cada imagen. Es una de las últimas incorporaciones a este proyecto, y lo afronta con la ilusión de comenzar desde cero.
  • Ana García Ortega: Ana García Ortega lleva desde 1994 cursando ballet clásico en la academia de baile de Carmen Cubillo donde también ha cursado baile español y escuela bolera. En el colegio participó en un coro y recibió clases de canto. Empieza sus estudios de teatro en Londres en The Guildhall School of Music&Drama y sigue estudiando interpretación haciendo seminarios en escuelas como Cristina Rota o Juan Carlos Corazza en Madrid y haciendo las audiciones para la RESAD (Real Escuela Superior de Arte Dramático). Actualmente estudia primero de Historia del Arte en la universidad Complutense, primero de interpretación en Juan Carlos Corazza y sigue con varias horas de ballet clásico a la semana en Carmen Cubillo y también de baile español y escuela bolera en la academia de Pilar Beltrán. Ha participado cada año en actuaciones de danza organizadas por su escuela con un repertorio donde destacan las obras: ‘El lago de los cisnes’, ‘Carmina Burana’, ‘El fantasma de la ópera’, ‘Cats’, y ‘West Side Story’. También ha actuado en obras de teatro como ‘Macbeth’, siendo una bruja y Lady Macbeth; ‘Herons’, siendo Michelle; y en autos de navidad, bailando, cantando y actuando.
  • Zaida Gómez Calvo: Comenzó a escribir a los 14 años. Sus textos hablan de sus vivencias, de su día a día, de todo lo que le atormenta y de todo lo que añora. A menudo se basa en personas que describe, así como los sentimientos que siente hacia las mismas. Para ayudarse en dichas descripciones se apoya en comparaciones que le sirven como vehículo entre la realidad y su realidad. Están cargados de metáforas y de vómitos de realidad. Paralelamente Zaida eligió el camino de la fotografía minimalista basada en los detalles, centrándose en una idea concreta, jugando con enfoques y luces, llenas de colorido. En sus fotografías quiere plasmar todo aquello que todo el mundo ve pero sólo ella sabe captar con una cámara.
  • Patricia Guzmán Albaladejo: Patricia, madrileña de 20 años de edad, comienza su pasión por el dibujo desde una edad muy temprana, desde niña empezó a manejar el lápiz como una herramienta para liberar su imaginación y plasmarla en el papel. Con el paso del tiempo y sin más escuela que sus manos, sus dibujos van adoptando formas cada vez más reales y detalladas, lo que antaño eran monigotes comienzan a asemejarse a siluetas humanas. En un principio, todos sus dibujos están basados en la persona, sus formas, perfiles, diferentes planos, etc. El dibujar se convierte en un modo de evasión más que un simple hobby, el papel, una mesa o la pared son lugares idóneos para hacerlo. Más tarde incorpora nuevas temáticas como paisajes, animales, bodegones y seres del mundo fantástico, siendo éste último su tema preferido. Su estilo es libre y despreocupado, busca la atención de aquellos que lo miran y no sigue reglas fijas. Patricia se decanta por el lápiz y el carboncillo, pues juega con el contraste y los tonos de luz. Sus trazadas continuas alternan con las discontinuas, por lo que da mucha importancia a los efectos visuales y al primer impacto que se tiene con sus obras.
  • Daniel Martorell Portillo: Es un joven pero experimentado artista del panorama, fundamentalmente, musical. Actualmente, a sus 21 años, es músico semiprofesional en una banda de Metal estatal llamado Inordem. Es vocalista aun que sabe tocar la guitarra y el piano. Sus comienzos vienen a los 10 años, cuando su pasión por imitar a los principales cantantes y a su música preferida le hizo dar un paso inesperado hacia el mundo artístico. A partir de los 14 años, empezó a imprimir todo lo que sentía en folios, proyectando un sentimiento oculto que siempre llevaba con él. A los 16 empezó con su primer grupo, y aunque no salió adelante le sirvió para encauzar una idea en mente. Estuvo tomando clases de canto y poco tiempo después logro formar un grupo que le llevo a consolidar su proyecto artístico como autor y cantante. Con este último llego a estar tres magníficos años donde desarrollo su estilo propio. Como buen artista se le hacía pequeño todo por tantas ideas que tenía en mente para crear, así que se propuso aprender a tocar la guitarra autodidácticamente para poder componer y acompañarse en algunos temas. También tomo clases de técnico de sonido para poder comprender todo los entresijos musicales y sonoros.
  • Álvaro Minaya Aguilar: Álvaro, de 16 años, es pianista y compositor. Comenzó sus estudios de piano y solfeo a los 11 años en el Real Conservatorio de Música, donde continúa actualmente. Ha actuado en numerosos escenarios madrileños, donde ha interpretado tanto obras de sus artistas preferidos como composiciones propias. En éstas destaca una importante elegancia, donde Álvaro logra rescatar cada nota y elevarla al alma del que la escucha, convirtiendo cada vibración sonora en un nexo íntimo entre pianista y oyente.
  • María de la Plaza Espinosa: María de la Plaza nace allá por 1988 en Madrid. Comienza su andadura artística a los 4 años, iniciando su formación como bailarina por aquel entonces y finalizándola 9 años después. Es entonces cuando se despierta el interés hacia otras disciplinas dentro del campo de las artes. Considerada intérprete solista y corista, desde los 14, sus primeras letras surgieron de su inquietud por el mundo que la rodeaba, ambientadas en los tétricos parajes a los que solía acudir en busca de inspiración. Influenciada por grupos como Metallica y Evanescence, asumiendo su tendencia hacia el metal melódico y con la ayuda de grandes profesionales del género fue mejorando en ritmo, armonía y afinación hasta su primera actuación en público en el año 2002, tras su paso por grupos como Sweet Darkness y Step Fall y continuando su breve carrera, vuelve a subir al escenario recientemente junto a compañeros y amigos implicada en los proyectos NACHORTE y MISTER LONELY, ambos de la mano de Ignacio Rivas incorporando así un registro R&B dentro de sus tendencias vocales.
  • Ignacio Rivas Torres: Cantante, poeta y fotógrafo. Cantante por despecho, poeta por necesidad, fotógrafo del tiempo. Su mayor afán, fusionar disciplinas. Creador primigenio de Plenilunio, fue ésto lo que le impuso a ello. Ignacio Rivas canta poesías, escribe fotografías, atrapa canciones con su Reflex. En el mundo de la música rap lleva siete años escupiendo rimas con el pseudónimo de Nachorte. Ya ha regalado a las calles tres maquetas y un Lp. Innovador y elegante, lejos del insulto fácil del que hacen gala los artistas del gremio, aclamado y criticado, autor de canciones que a nadie dejan indiferente. Destaca sobremanera su último trabajo, “Mister Lonely”, un trabajo discográfico que refleja el Madrid nocturno, el Madrid que acoge por igual a golfos y a románticos. Agotado en formato Cd, ya está disponible su descarga gratuita en la web. Dentro de la poesía, observamos una obra urbana, una obra en la que Ignacio es mero transductor de calles, avenidas, esquinas y plazas. Habla el asfalto acerca de soledad, del fracaso de la felicidad a destiempo, de abrazos que lloran palabras de destierro. En septiembre de 2008, su poesía “Noche de Verano” fue reconocida como ganadora del I Certamen de Poesía Delicias, organizado por el Excelentísimo Ayuntamiento de Madrid. Por último, en su fotografía predominan tonos grises, campos visuales blancos y negros, desaturados y composiciones yuxtapuestas. La cara B de la ciudad, la parte elegante y austera de una ciudad que nunca duerme.
  • Julia Sánchez Crespo: Nada profesional. Realmente una serie de desdichas, catástrofes o daños colaterales. Ilegal y personal, se podría advertir. Sí, daños colaterales impresos y tatuados en tinta de folio. Ni mente ni ojos ni tachados amorosos en la corteza de los árboles. Pasos por si misma y algo más. A lo lejos de miradas y entes; salvadora de inmersos versos libres, cóncava y anexa al tiempo. Estilos y decadencias que quedarán siempre por ver. Así lo definiría, nada profesional. Llamémosla, Valerie.
  • Natalia Vega Piris: Natalia Vega Piris comenzó garabateando para pasar al dibujo. Los temas en los que se basa van cambiando aunque es fiel a los paisajes, tanto urbanos como campestres. Suele dibujar lo que imagina o instantáneas de la vida cotidiana. Es partidaria del bolígrafo como instrumento más simple, sin embargo, también le gusta el pastel y sobre todo el óleo por el gran realismo que aporta. Natalia ha realizado dos cursos de pintura donde se le inculcó lo que era el verdadero arte del pincel, aunque ahora prefiere ser autodidacta, combinar estilos y técnicas. Por otra parte unos dos años empezó a escribir. Al principio de manera esporádica hasta que más tarde se convirtió en una manera de evadirse de todo lo que la ocurría por aquel entonces. Actualmente, lo hace para expresar un día a día, aún no demasiado convencional. Así pues, se declara retratista de lo real o imaginario, bien sea con lapicero, bolígrafo o pincel, escribiendo o pintando.
  • Flora Vivián Diz:  Una joven madrileña de 21 años, que dio sus primeros pasos como fotógrafa en 2007, plasmando en todos sus trabajos sentimientos e inquietudes; capturando formas, lugares y vivencias, mostrando así distintos puntos de vista y caminos para conocer la realidad. En sus obras utiliza una amplia gama de colores y contrastes, pero la basa sobre todo en los blancos y negros, remarcando así la nostalgi

Los comentarios están cerrados.